julio 5, 2022

Parque Urbano del rio tarafa aspe

Parque Urbano del rio tarafa aspe

A lo largo de la Historia se ha generado junto al río Tarafa un variado y sugestivo patrimonio arqueológico y monumental, cuyas muestras más significativas se reparten en el tramo de cauce situado entre el Hondo de las Fuentes y la Mina de Barrenas. Son apenas 3 kilómetros en los cuales se condesan, como si de un museo al aire libre se tratase, los resultados de los múltiples esfuerzos que nuestros antepasados tuvieron que realizar para aprovechar hasta la ultima gota de agua del Tarafa.

En el territorio donde encontramos el rio Tarafa, de carácter semiárido, la presencia de cursos de agua de carácter temporal o permanente tiene un efecto importante sobre el paisaje, ya que en estos enclaves encontramos suelos profundos y húmedos que permiten el desarrollo de formaciones vegetales exuberantes como las olmedas y alamedas.

Al menos desde la Edad Media, el aprovechamiento de sus manantiales ha favorecido la existencia de tres huertas de regadío: Aljau, Fauquí y Huerta Mayor. Durante este tiempo, necesitamos planificar y construir los sistemas hidráulicos necesarios para recolectar y distribuir el agua a través de los terrenos existentes a ambos lados del cauce del río.

Para ello, se construyen pequeñas presas de captación para retener estas aguas, elevarlas y desviarlas a través de una extensa red de acequias a varios kilómetros de distancia. Esta actividad ha dejado una huella imborrable en la tierra, y todavía podemos pensar mientras paseamos a lo largo y alrededor del río.

Los restos de estas presas, acequias y hasta tres acueductos los encontraremos a lo largo de esta ruta patrimonial por el parque municipal del río Tarafa. El primero de ellos es el Canal de Hierro, un magnífico ejemplo de edificio de hierro construido en 1890. O el Acueducto Perceval, reconstruido a mediados del siglo XIX, su arquitectura robusta se funde maravillosamente con su entorno. El último, el de la acequia de Huerta, fue construido en el siglo XIX.

Caminando junto al río, encontraremos corredores de drenaje excavados en el cauce del río para facilitar el flujo de agua de los manantiales, como los de Rafica o Mina de Barrenas. También quedan restos de lavaderos, como el Hondo de las Fuentes o la casa de la Ráfica; o ruinas de molinos, como el Molino de Medan, construido en 1844, que nos hablan de actividades tradicionales ya desaparecidas. Pasaremos bajo el Puente del Baño, reconstruido en 1850, junto al Aljau, castillo bajomedieval.

Más Sobre Aspe Turismo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Aspe Digital.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad