octubre 7, 2022

Zonas naturales

Zonas naturales en aspe

Zonas naturales

Todo Sobre las Zonas Naturales del Pueblo de Aspe

Debido a las características del suelo de estos parajes y a la climatología de la zona, la vegetación está adaptada a una aridez extrema, a la presencia de sales en el suelo y a la ausencia de materia orgánica. Estas peculiaridades conllevan que no encontremos nunca formaciones boscosas, sí en cambio manchas o rodales de matorral abierto. En estos matorrales podemos encontrar ejemplares de lentisco, palmito, espino negro, tomillo, cantueso, romero o esparto.

En el fondo de los barrancos aparecen masas de carrizo junto con ejemplares de adelfa. Además, en los alrededores de la cola del pantano aparece un magnífico bosquete de tarayes, típico de estos ambientes. También encontraremos algunos árboles de olivos y algarrobos, típicos de los campos de cultivo.

Fauna

La fauna de la zona está condicionada por la vegetación existente, pudiendo encontrar mamíferos como el zorro, el jabalí, el conejo o el erizo, y aves como el cernícalo, la perdiz, el búho real, el mochuelo, el pito real o la cogujada.

En la zona del río Vinalopó se crean una serie de remansos, que son utilizados por diferentes aves ligadas a los medios acuáticos como son la cigüeñuela o la focha común, y diversos anfibios como el sapo común, el sapo corredor y la rana común.

Parajes Naturales
  • Río Tarafa (Olmeda y Alameda):

En el territorio semiárido la presencias de cursos de agua de carácter temporal o permanente tiene un efecto importante sobre el paisaje, ya que en estos enclaves encontramos suelos profundos y húmedos que permiten el desarrollo de formaciones vegetales exuberantes como las olmedas y alamedas. En el río Tarafa encontramos una Alameda en el paraje del Hondo de las Fuentes y una Olmeda al paso del río por el casco urbano junto al Puente «El Baño».

  • Río Vinalopó (Tarayales): en el término municipal de Aspe encontramos uno de los tramos mejor conservados del cauce del Río Vinalopó, donde las condiciones de cierta salinidad permite el crecimiento de tarayales y carrizales de gran valor ambiental. Encontramos algunos tarayales al norte del puente de la carretera de Alicante a la altura del Castillo del Río y al paso del Vinalopó por la zona del barranco de Los Ojos.
  • Los Barrancos (Upanel, Los Algezares, Barranco de Los Ojos): los barrancos y cursos fluviales tienen una gran importancia desde un punto de vista ecológico, ya que su accidentado relieve ha dificultado su transformación, permitiendo la existencia de comunidades biológicas enriquecidas y formando corredores naturales que mitigan el grave problema de fragmentación de hábitats.

    Carrizal de la Cola del Pantano

    La zona de los Barrancos está formada por los parajes de Upanel, los Algezares y Barranco de los Ojos, cuyo paso del río Vinalopó unido a varios cursos de agua intermitente hacen de él un rico paraje medioambiental al que se le suma la importante labor realizada de repoblación forestal. Actualmente, se están culminando los trámites para la protección como Paraje Natural Municipal de los Algezares que se convertirá en el más extenso de estas características en la Comunidad Valenciana. Esta zona natural, cuenta también con un importante valor monumental al transcurrir por ella el sistema de conducción de aguas a Elche del siglo XVIII con varios puentes y acueductos, y casonas agrícolas de la época como la Casa de Upanel, actualmente en estado de ruina.

  • Cola del Pantano de Elche (carrizal): entre los valores naturales del Pantano de Elche, recientemente incluido en el Catálogo de Zonas Húmedas de la Comunidad Valenciana, destaca su importancia ornitológica ya que son muchas las especies de aves que utilizan el área para nidificar, invernar o como zona de descanso y alimentación durante las migraciones. La cola del mismo se encuentra en término municipal aspense.
  • Sierra de la Ofra: en la umbría de la sierra de la Ofra encontramos la masa forestal mejor conservada del municipio, donde la presencia de pinares, matorrales, espartales y tomillares otorgan un importante valor paisajístico y biológico a este paraje. A los pies de la misma, en el camino viejo de Hondón, encontramos una pinada fruto de la acción humana, acondicionada como lugar de esparcimiento con merenderos y barbacoas.
Senderos

El municipio de Aspe cuenta con tres senderos de corto recorrido, en muy buenas condiciones y debidamente señalizados, que transcurren por los parajes naturales más importantes del término municipal, encontrando a su paso una buena muestra de la vegetación típica mediterránea, cursos fluviales intermitentes o los ríos Tarafa y Vinalopó. Además, a través de estas tres rutas podemos conocer edificaciones que muestran el modo de vida de los antepasados aspenses como el sistema de conducción de aguas hasta Elche del siglos XVIII con varios puentes y acueductos, casonas agrícolas de la época o edificios que albergaban molinos, así como el Castillo del Río. A estos tres senderos homologados, se suman otros tres senderos en proceso de homologación, pero que ya pueden ser transitados por senderistas. Los senderos homologados son:

  • Sendero de Upanel (PRV-169): El paraje de Upanel se caracteriza por la abundancia de ramblas y barrancos que provoca el agua sobre las arcillas y margas de color rojizo intenso, que contrastan con los yesos y las cuarcitas, formando un itinerario de gran interés geológico. Se trata de un territorio utilizado desde antiguo como canteras para la fabricación de tejas y ladrillos, con diversas casas de labor como la Casa de Upanel o la Casa de la Monfortera, ya cerca de las conducciones de agua potable desde Aspe a Elche construidas a finales del siglo XVIII, entre las que destacan los Puentes de Cinco y Cuatro Ojos sobre el Barranco de los Ojos y la Rambla del Angosto.
  • Sendero de La Coca (PRV-242): Desde la Ermita de la Santa Cruz, que marca el punto más elevado del casco urbano de Aspe, andando por el camino de la Temerosa, se llega al paraje de La Coca y, a través del barranco del mismo nombre, se desciende hasta el río Vinalopó, frente al Castillo del Río, población fortificada que fue el antiguo asentamiento de “Aspe el Viejo” hasta el siglo XIII. Desde este punto, por el camino del Puente de Hierro, hacia el sur, entre las ruinas de antiguos molinos harineros y la antigua “Fábrica de la Luz”, se llega a la cola del Pantano de Elche donde la lámina de agua permanente ha motivado la existencia de numerosas especies de aves acuáticas.
  • Sendero de La Fuente La Gota (PRV-315): Los parajes de Uchel y El Azafá constituyen el sector más meridional del término municipal de Aspe, en el límite con la comarca del Bajo Vinalopó. El acceso a la Fuente La Gota se realiza por los caminos de La Calera, Balsica de Don Blas, Cherro y Uchel, dejando a la izquierda la silueta característica de la Sierra de las Tres Hermanas, para llegar al barranco de Las Monjas que, aguas abajo, ya en término ilicitano recibe el nombre de barranco de Los Arcos. El cauce está cubierto por un denso bosquete de cañas y juncos que deja una senda en el margen derecho del barranco. La Fuente de La Gota se encuentra incrustada en una entrada del barranco sobre la Sierra del Azafá, desde donde surge un hilillo fino y constante de agua que, gota a gota, da nombre a la fuente.

Los senderos en proceso de homologación son:

  • Sendero del río Vinalopó: Parte desde el Castillo del Río, atravesando el cauce para tomar el camino del Puente de Hierro hacia el Pantano de Elche, que cruza por unas motas sobre las aguas hacia la margen izquierda del río, donde están las antiguas canteras de arcillas y los hornos de yeso de Miguel Román, en la ladera sur de la Sierra del Tabayá. A lo largo del río se pueden observar las ruinas de varios molinos harineros o la “Fábrica de la Luz”. Ya en término ilicitano es posible llegar hasta la presa del pantano, e incluso a la ciudad de Elche, a través de diversos caminos por ambas márgenes del río.
  • Sendero del río Tarafa: Recorre el cauce del principal afluente del río Vinalopó entre el paraje del Romeral (junto al Camino Viejo de Hondón), pasando por el casco urbano de Aspe (donde se localiza una alameda natural en excelente estado de conservación), hasta la unión con el río principal en el paraje de La Puntica, desde donde es posible conectar con los senderos de La Coca, Upanel y Vinalopó. En el recorrido se cruzan los antiguos azudes o rafas que derivaban las aguas del Tarafa para el riego tradicional de la huerta aspense hasta bien entrado el siglo XX, así como diversas minas de agua, alguna de las cuales sirvió para abastecer la ciudad de Elche de agua potable para consumo humano hasta 1930.
  • Sendero de San Pascual: Cruza el término de sureste a noroese, desde Crevillent hasta Novelda, para llegar a Orito y la cueva de San Pascual en Monforte del Cid. Se trata de una de las rutas de peregrinación de mayor afluencia desde los municipios de la comarca del Bajo Segura, que cruzan la Sierra de Crevillent para llegar al Medio Vinalopó y atravesar Aspe hasta la cueva de San Pascual, especialmente los fines de semana del mes de mayo, cuando se celebra la festividad del santo (17 de mayo).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Aspe Digital.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad