octubre 7, 2022

Fiestas

Fiestas de aspe

Fiestas

La Jira o El Último Jueves

La fiesta de La Jira, conocida también por “El Último Jueves” al celebrarse el jueves anterior al Miércoles de Ceniza, es una fiesta genuina, centenaria y de gran tradición en la sociedad aspense. La celebración cuenta con la participación de más de mil personas distribuidas en numerosos grupos, denominados “Jiras”, que inician la jornada desfilando por las calles de Aspe, mostrando atuendos variados y originales estando representada cada una de las Jiras por una temática que las identifica. Al llegar a la Plaza Mayor tiene lugar el concurso en el cual cada Jira, distribuidas en las categorías de infantil, juvenil y absoluta, realiza una actuación sobre el escenario interpretando una canción popular con letra original. Cuando finalizan las actuaciones, y tras un nuevo desfile, las Jiras marchan a comer al campo para degustar el típico arroz y conejo, acompañado de torrijas y mistela. Por la noche, tiene lugar un nuevo desfile que finaliza en la Plaza Mayor, donde las Jiras vuelven a actuar y se procede a la entrega de premios.

Un paso de la Semana Santa de Aspe.

Su origen se remonta al siglo XVII, estando documentada en 1615 la primera Cofradía aspense, la del Dulcísimo nombre de Jesús, que se encargaba de organizar las celebraciones de la Pasión, especialmente el Viernes Santo. Desde entonces, la Semana Santa de Aspe ha pasado por numerosas vicisitudes que han hecho que hoy este considerada una de las celebraciones más importantes de nuestra provincia y de la Comunidad Valenciana, prueba de ello es su declaración en 2008 como Fiesta de Interés Turístico Provincial. Muestra de su importancia fue la celebración en 2005 del XII Encuentro Provincial, y en 2013 del V Encuentro Interdiocesano de la Comunidad Valenciana. Tradiciones como el Sermón de las Siete Palabras “El Monte”, la representación viviente de las Marías y la Magdalena, los Nazarenos Penitentes, el Encuentro del Viernes Santo o las Cortesías de la “Mañanica de Pascua”, todas ellas nacidas en el siglo XIX se han mantenido y potenciado, lo que demuestra la implicación del pueblo aspense hacia su Semana Santa.

Cortesías de las Marías en la «Mañanica de Pascua»

Actualmente, la Semana Santa aspense está formada por más de 2000 cofrades distribuidos en 12 Archicofradías, Cofradías y Hermandades que sacan a la calle más de una treintena de pasos, todos ellos a hombros o a costal, en las 12 procesiones que tienen lugar entre el Domingo de Ramos y el Domingo de Resurrección. De ellas destacan, aparte de su singularidad, el alto nivel en imaginería, mayoritariamente de prestigiosos autores valencianos, así como el patrimonio musical, con numerosas composiciones dedicadas a las imágenes aspenses. El orden, la seriedad y la peculiaridad de la Semana Santa aspense, hacen de ella una festividad única.

Fiestas Patronales en Honor a Nuestra Señora de las Nieves

Las Fiestas Patronales en Honor a Nuestra Señora de las Nieves tienen lugar en agosto de los años pares, debido a que la imagen de la Patrona está compartida con la vecina localidad de Hondón de las Nieves, pedanía de Aspe hasta 1839, motivo por el cual se comparte a la Venerada Imagen. Tras la presentación de las Damas de Honor el 1 de agosto, y el Pregón el día 2, tiene lugar la multitudinaria romería de “La traída” el 3 de agosto, donde participan más de 20.000 personas a lo largo de sus 8 kilómetros de recorrido. Al clamor de “¡Viva La Serranica!” y con las elevadas temperaturas características del mes de agosto, la Virgen es recibida en el paraje de “El Collao”, disparándose las 21 salvas de ordenanza y una tradicional suelta de palomas. Con su llegada a la Cruz de Orihuela, y tras entonarse la salve “Los tres amores”, se inicia la procesión que conduce a la Patrona a la Basílica Nuestra Señora del Socorro. La entrada de la Virgen a la Plaza Mayor es uno de los actos más esperados por los aspenses y que acumula gran emoción, momento en el que se entona el himno de salutación “Miradla” interpretado por los cantores “Hijos de Aspe”. El día 5, festividad de la Virgen de las Nieves, tiene lugar la procesión con la que recorre la patrona el Casco Antiguo de la localidad. Otra fecha a destacar es el 15 de agosto, cuando tiene lugar la Ofrenda de Flores a La Serranica, en un acto que va desde la Cruz de Orihuela hasta la Plaza Mayor.

Calle engalanada.

En esos días, se celebra tradicionalmente un concurso de engalanamiento de calles. Los vecinos de varias calles del municipio, durante meses, preparan una decoración con temática específica para adornar sus calles durante los días de estancia de la Patrona en la localidad. El 4 de agosto las autoridades visitan dichas calles, y días después son entregados los galardones que premian el esfuerzo y la originalidad del trabajo realizado. Al tercer domingo de estancia de la Virgen de las Nieves en Aspe, a las 5 de la madrugada, se emprende la Romería de “La llevada”, con un tradicional alto en el camino en la pinada de “La Ofra” para realizar una misa de campaña y el almuerzo, la Patrona es entregada a las 10 de la mañana de nuevo en “El Collao” donde los aspenses la esperarán dos años después.

Moros y Cristianos

Del 7 al 10 de agosto la cita festiva son los Moros y Cristianos en honor a la Virgen de las Nieves, que vienen celebrándose desde 1978, aunque diversos estudios apuntan a que en el siglo XVII ya pudo existir una fiesta similar, en la que arcabuceros y compañías de soldados acompañaban a la Virgen de las Nieves en sus procesiones. Son fiestas de gran interés por el entusiasmo y pasión que muestran sus festeros y que saben transmitir a aquellos que por esas fechas visitan la localidad. Están compuestas por 8 comparsas, 4 del bando moro y 4 del cristiano, destacando de sus actos la Entrada de Bandas y la Retreta el día 7. El 8 y 10 de agosto tienen lugar las Entradas Mora y Cristiana, mientras que el 9 es el día de la Embajada, donde se representa la reconquista de Aspe en la Avenida de la Constitución. Estas fiestas fueron declaradas de Interés Turístico Provincial en 2012.

Feria de Septiembre, en Honor a la Virgen del Socorro

Feria de Septiembre en la Plaza Mayor

Los orígenes de la Feria de septiembre, en honor a Nuestra Señora del Socorro, se remontan al año 1845, celebrándose de manera continuada hasta 1861, y posteriormente de manera intermitente en el primer fin de semana de septiembre. La feria pretendía originalmente potenciar el mercado de productos locales (agrícolas y artesanales) y los del entorno comarcal. Recuperada en 2012 con la Plaza Mayor como escenario, trata de potenciar el comercio tradicional aspense a través de sus diferentes puestos, además de realizar exposiciones y talleres de comercio artesano, con la recuperación de oficios antiguos como alfarería, randa, esparto y cáñamo. Estas actividades se ven complementadas con las actividades religiosas en honor a Nuestra Señora del Socorro, destacando una procesión presidida por una imagen del siglo XVII. A pesar de que la recuperación de la feria se efectuó en año par, las intenciones del Ayuntamiento son de desarrollarla únicamente los años impares por su proximidad con las Fiestas Patronales de carácter bienal en Honor a Nuestra Señora de las Nieves que culminan tan solo una semana atrás.

Otras festividades

Las diversas calles y barrios de Aspe también cuentan con sus propias tradiciones y festividades: El Buen Pastor, Sagrado Corazón, Virgen de Fátima, Santa Rita, San Pascual, San Cayetano, San Juan con su tradicional hoguera, la Virgen de la Salud o los Santos Médicos, entre otros. Pero una de las fiestas más antiguas es la de los arcos de la calle La Cruz, que tiene lugar el primer fin de semana de mayo después del día 3. Es una fiesta relacionada con la llegada de la primavera. Para el día mayor de la fiesta ( a partir de los años setenta se viene celebrando en domingo, no así con anterioridad cuando la fiesta se celebraba siempre el día 3 de Mayo, independientemente del día de la semana en que cayese ), se decora un «arco» con flores. El mismo, llamado «Arco Mayor», tradicionalmente es portado a hombros por toda la calle y por otras calles del pueblo. De igual forma, es acompañado por otros arcos más pequeños, estos son portados por niños y niñas. A primeras horas de la mañana, en la capilla que preside la calle y que indica el camino de entrada al pueblo desde Alicante, se procede a la bendición de los cuatro vientos, pidiendo protección por los frutos y por tanto de las cosechas que se encuentran en esos momentos madurando de cara al verano y al otoño. Es una peculiaridad ancestral que ese mismo día, la calle amanece toda decorada con una alfombra de juncos,de más de un kilómetro de larga. También es tradición que los vecinos obsequien con “habas hervías” y vino a quienes se acerquen a compartir su fiesta ese día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Aspe Digital.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad